martes, 28 de mayo de 2019

El 5-G

Como si fuera la electricidad en el siglo XIX, el 5G promete cambiar el mundo. Al igual que hicieron el primer motor de vapor de Watt en 1769, el primer generador eléctrico de Siemens en 1866 y el primer ordenador Eniac en 1946, esta nueva tecnología de internet traerá otra Revolución Industrial, la cuarta ya, que modificará una vez más nuestro modo de vida. 

En plena guerra comercial entre ambas superpotencias, toda la atención de la feria recayó sobre Huawei, el líder global de las telecomunicaciones al que Trump ha vetado por sospechar que podría espiar para el autoritario régimen de Pekín.

"Estamos en el centro de la tormenta", reconoció en un debate sobre el 5G Lu Yong, vicepresidente de la compañía en China. A su juicio, "EE.UU. se ha dado cuenta de que, al igual que la electricidad en sus orígenes, esta tecnología se ha convertido en un elemento de estrategia nacional porque no solo traerá mayor velocidad y conectividad, sino una auténtica revolución social".

A pesar de las dificultades que entraña el veto, que prohíbe a Google, Intel, Qualcomm y otras firmas tecnológicas estadounidenses seguir suministrando sus programas y aplicaciones a Huawei, aseguró que estamos preparados porque hemos invertido 2.000 millones de dólares (1.784 millones de euros) en el 5G desde hace diez años. En pocos años serán comunes otros logros que hoy nos suenan a ciencia-ficción, como las operaciones quirúrgicas por control remoto, las emisiones de televisión con realidad virtual y los hologramas que harán de maestros en los colegios gracias a la estabilidad de las conexiones sin hilos del 5G. 

Para no perder esta oportunidad de oro que le brinda el liderazgo de Huawei, que clama estar dos o tres años por delante de sus rivales, el régimen del Partido Comunista ha impulsado una alianza en su defensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario