jueves, 23 de mayo de 2019

"Euskadi" como denominación


EUSKADI: de "eguzki"(sol) +"di"= patatal.

ARANA llegó a inventar un nuevo término, conservando la raíz “euzko”, relacionada a su entender con “eguzki”, (“el del sol”), indicativa de procedencia oriental o bien de “veneración al sol como la obra más benéfica del Creador”.

Así pues, por una u otra razón, la RAZA VASCA de Arana sería un pueblo “sol” o “solar”, idea remitente, una vez más, a su exclusividad y preeminencia.

Para formar una palabra que añadiera a “euzko” la idea de pueblo y tierra, Arana le aportó el sufijo -di, expresivo a su juicio de conjunto y localización, y común a todos los dialectos vascuences (según él).
Quedaría “Euzko-di”, transformado por una regla fonética en “Euzkadi”.

Sus adeptos saludaron la invención con júbilo, viendo en él un hallazgo genial, “mágico”, en expresión de Manuel Eguileor, diputado nacionalista en la II República española. Sin embargo la palabra no resultó del todo afortunada, porque el sufijo "di" se aplica sólo a vegetales, de modo que Euzkadi ha sido tratada, en burla, como “bosque de plantas solares” o PATATAL, siguiendo la etimología de Arana, o como una reducción (y por ello cómica) de los vascos al nivel de vegetales

Unamuno, quizá el intelectual vasco más prominente del siglo XX y que ya destacaba cuando Arana inventó el término, lo trata con desprecio: “Ese nombre de Euzkadi, con k y todo, no quiere decir nada en vascuence, ni pasa de ser una invención, bastante caprichosa por cierto, de un improvisado lingüista”.
Unamuno desdeñaba también el uso de la “k”, que, como la palabra Euzkadi, carece de toda tradición y reflejaba a su juicio sólo un esnobismo infantil por distinguirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario