jueves, 30 de mayo de 2019

George SOROS, el padrono rico de los zurdosos mundiales

De hecho, los republicanos en Estados Unidos le han etiquetado desde hace años como el verdadero "dueño del Partido Demócrata".

Con un amplio historial de incursiones reiteradas en la arena pública americana (con ayuda de generosas operaciones de filantropía a todos los movimientos izquierdistas del Mundo) que abarcan desde esfuerzos para legalizar la marihuana hasta un "Grupo de Reflexión” para plantar cara ideológica a los conservadores pasando por millones de dólares en propaganda electoral neomarxista. 

Nacido hace ochenta años en Budapest con el nombre de Dzjcgdzhe Shorash, la educación política de George Soros comienza con la invasión Nazi de Hungría y el exterminio de miles de judíos, tragedia a la que sobrevivió ocultando su verdadera identidad.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la pesadilla hitleriana sería sustituida por el estalinismo y el joven húngaro decide emigrar a Gran Bretaña, donde trabajando de camarero, pintor y recolector de manzanas logrará eventualmente estudiar en la prestigiosa London School of Economics y entablar una formativa amistad con Karl Popper.

En 1956, George Soros se establece en Wall Street demostrando rápidamente un singular talento para invertir y multiplicar dinero. Una espiral de riqueza que plantea graves dudas sobre los modos morales del actuar especulativo en los tiempos de la globalización. Los cálculos más recientes de su fortuna personal, incluso después de su limitada jubilación y haberse pillado los dedos con el rublo y la burbuja de Internet, apuntan a un patrimonio que supera los 14.000 millones de dólares. Cifra a la que hay que sumar otros varios miles de millones donados a través de su propio “Plan Marshall” para los países revolucionarios contra el capitalismo.

En el verano del 2007, George Soros abandonó su jubilación de oro para defender su amenazado legado. Durante su "reentrada" ha logrado recrear envidiables negocios con sus "fondos de cobertura", en contra de la tendencia de masivas pérdidas asociadas con la debacle financiera de Wall Street.
En el 2009, su capital creció un 29 por ciento, con unos ingresos para Soros de más de 3.000 millones de dólares. Según él mismo ha repetido en alguna ocasión, se supone que el secreto de su rutilante éxito a la hora de hacer dinero es "descontar lo obvio y apostar por lo inesperado".

 Este es el tipo, junto con Al Gore, que corrompe a los investigadores de la ONU para falsear y propagar la teoría del "Calentamiento Global del Clima" con objeto de desmantelar las industrias de Occidente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario