viernes, 17 de mayo de 2019

LA INVENTADA PROHIBICION de la Dictadura


EN LA WEB vascon.galeon.com hay un escrito que no tiene desperdicio y que merece ser conocido. Se titula "Euskera y Catalán en la dictadura", y dice así :

Una vez alcanzada una relativa normalidad, si bien se siguió utilizando el castellano como lengua administrativa general, como es de sentido común y acaece en cualquier otro país plurilingüe, la utilización de las lenguas no castellanas alcanzó un grado que los eternos victimistas del nacionalismo NUNCA QUERRÁN RECONOCER.

Empezando por Cataluña, desde las primeras años 40 se reanudó la edición de libros en catalán, en un principio fomentada por las instituciones eclesiásticas y pronto extendida a cientas de títulos. Por ejemplo, las abras completas de todas y cada uno de los literatos de la Renaixença (Verdaguer, Costa i Llobera, Rusiñal, Maragall, Oller, Vilanova, Guimerá, etc.) se editaran repetidamente desde 1943, así camo las de numerosas autores coetáneos (Sagarra, López Picó, Guerau de Liost, Riber, etc.).

De esos mismos años data la recuperación de la representación de obras de teatro en catalán. En 1959 se comenzó a editar en Montserrat la revista en catalán Serra d’Or. La Enciclopedia Catalana comenzó a publicarse en 1970. La edición de revistas de todo tipo en catalán fue generalizada, así como la institución de premias literarios en dicha lengua, reanudados en 1947, coma el Joanot Martoreli.

Se pueden calcular en unos tres mil los libros en catalán editados entre 1940 y 1965, disparándase progresivamente la cantidad en años posteriores: Albert Balcells anota 200 nuevos títulos en 1952, más de 400 en 1966 y 548 en 1967 .   A pesar de ello, pervivió la fobia hacia la lengua catalana en algunos altos cargos del régimen.

En cuanto al vascuence, la situación fue igual. Las ediciones de literatura en vascuence se cuentan por miles, y desde fechas tan tempranas como 1941. Por ejemplo, en 1952 se fundó la editorial Kuliska Itzaropena, dedicada a libros en vascuence. En 1961 se fundó la editorial Auspoa, dedicada asimismo a revitalizar la lengua.
En vascuence publicaron durante el régimen franquista multitud de cancioneros y recopilaciones de leyendas, cuentos y novelas.

Desde 1961 existió un curso de vascuence por correspondencia, en discos, de la CCC. Desde los años 60 se celebró la Feria del Libro y Disco Vascos. También en pleno franquismo (1948) editaba la Diputación guipuzcoana la revista literaria en vascuence EGAN, que sería utilizada por numerosos escritores nacionalistas.

Y la editorial Lur dedicada a promover la literatura moderna en vascuence, empezó a funcionar a finales de los 60. ESTORNÉS LASA fundó la Editorial Auñamendi a su regreso a España en 1958. En 1968 publicó el primer volumen de su monumental Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco, que lleva ya publicados más de 60 volúmenes. La editorial Auñamendi está dedicada a la publicación y difusión de obras de tema vasco, escritas en castellano, eusquera o en ambas lenguas.

 En 1968 nació en Vizcaya "Euskeraz" grupo en el que participaban personas de ideología varia en vascuence. Se cuentan por cientos los estudios de lingüística, ortografía y sintaxis del vascuence, de historia de la literatura vascuence, de orígenes y geografía histórica del vascuence, de diccionarios, etc. Las ikastolas estaban subvencionadas por el Ministerio de Educación Nacional desde finales de los 60.

 De fuentes del profesor LAINZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario