miércoles, 8 de mayo de 2019

Maha y Wafa, las saudiés en fuga


Maha y Wafa al Subaie cuentan los días desde que escaparon de casa. Por primera vez desde que nacieron hace 28 y 25 años, son libres. El miedo, en cambio, les atenazaba desde que hace un mes estas dos hermanas saudíes alcanzaran Tbilisi, la capital de Georgia.

"Nuestra familia nos maltrató. El Gobiernos saudí apoya a las familias que oprimen a sus mujeres. Tratamos de luchar por los derechos humanos en mi país y hacer que progresaran pero no logramos nada. La única solución fue huir"

Una fuga que este martes ha sumado un nuevo capítulo. Maha y Wafa han anunciado su viaje definitivo hacia el refugio en un tercer país. "Nos vamos de Georgia. Estamos ya en ruta hacia una nueva vida en otro país", confirman las hermanas.

Antes de emprender camino, sin embargo, la pareja tuvo que sustraerle a su padre el teléfono móvil y a través de "Absher" (la aplicación del Gobierno saudí que, entre otros servicios, permite al varón controlar a las féminas a su cargo) concederse permiso para tramitar un pasaporte y viajar al extranjero. En su ruta de prófugas, Maha y Wafa optaron por Georgia porque es uno de los países que no exige visado a los súbditos saudíes.

"Hemos vivido días difíciles. Hemos pasado el tiempo escondidas y hemos evitado usar los móviles para que nadie pudiera rastrearnos.

Las féminas del reino ultraconservador no pueden viajar al extranjero, someterse a una intervención quirúrgica, casarse, alquilar un apartamento, matricular a sus hijos en un colegio, abrir una cuenta bancaria o viajar sin el permiso de un "mahram.

"Para nuestra familia y nuestro país, hemos excedido todos los límites permitidos. Somos una vergüenza y una deshonra para ellos porque hemos denunciado nuestra situación públicamente desvelando nuestra verdadera identidad y sin usar el 'hiyab' (pañuelo islámico). Si regresamos o nos localizan, nos esperan el secuestro y la muerte", vaticina desde su exilio.

1 comentario: