sábado, 29 de junio de 2019

Almanzor


Los botines humanos más cruentos habrían consistido en 40.000 mujeres durante las campañas de Zamora y Toro; 70.000 más (cifra en la que también contabiliza niños) en su ataque contra Barcelona y 50.000 en Aguilar de Sausa. Por los datos que aporta el Dikr entre el 977 y el 1002, el amirita aprisionó sólo en las campañas más sobresalientes a 99.000 mujeres. Ibn Abi Amir comenzó una larga lista de campañas contra los reinos vecinos que no detuvo hasta poco antes de su muerte.

Según fuentes como el historiador musulmán del siglo X Ibn Hayyan, jamás dejó durante toda su vida de atacar a los cristianos, asolar su país y saquear sus bienes.
Así lo corrobora María Isabel Pérez de Tudela, profesora titular del Departamento de Historia Medieval, en su dossier  Guerra, violencia y terror La destrucción de Santiago de Compostela por Almanzor hace mil años 
La experta, además, sentencia que sus continuos asaltos no buscaban solo acabar con el contrario, sino someter y humillar a sus enemigos. Por entonces, el poder de un cristianismo dividido no podía equiparase al del nuevo caudillo del Islam. De hecho, los cronistas de la época se resignaban y se limitaban a señalar que «los cristianos llegaron a temerle como a la muerte

1 comentario:

  1. Menos mal que para los sarracenos también llegó la mala racha. Lo que no queda claro es quién tiene ahora el viento de cara.

    ResponderEliminar