martes, 11 de junio de 2019

Murtaja


Murtaja Qureiris tenía 10 años cuando habló con un megáfono en una concentración. Tres años después, fue detenido.
Ahora, con 18 recién cumplidos, se enfrenta a la pena capital.

Corría 2011. Soplaba el viento a favor de la primavera árabe. Murtaja Qureiris apenas tenía diez años cuando, en una concentración de chiquillos con bicicletas, lanzó megáfono en mano una súplica: "El pueblo reclama derechos humanos".
Por aquel episodio fue detenido tres años después y ahora, recién cumplida la mayoría de edad, se enfrenta a la pena capital, con la petición del fiscal de que su cuerpo sea sometido a la crucifixión pública y la desmembración.

"Murtaja es, sin duda, la víctima más joven de un sistema judicial saudí que descaradamente incumple la legislación internacional"

No hay comentarios:

Publicar un comentario